¿Cómo evaluar la motivación intrínseca y extrínseca en nuestro equipo?

Para contar con trabajadores satisfechos y comprometidos con la empresa es fundamental conocer en primero lugar qué les motiva. No es una tarea fácil, pues cada profesional tendrá sus propias necesidades y aspiraciones: reconocimiento, responsabilidad personal, éxito, riqueza, etc.

Podría decirse que sí existen la motivación intrínseca y extrínseca en el trabajo, pero que no son las únicas vías de impulsar a las personas a la acción ni de lograr el compromiso de los empleados con las metas de la organización. Hay muchas otras formas de lograrlo y es necesario averiguar cuál es la que mejor funciona con cada individuo, puesto que todos somos distintos, como también lo son nuestras prioridades.

¿Qué es la motivación de los empleados?
La motivación de los empleados es un conjunto de factores que causa un efecto determinado, siempre positivo, sobre cada uno de ellos. Estos agentes, que pueden ser externos o internos, inciden en la actitud del individuo al enfretarse a una tarea o una situación.

La motivación intrínseca y/ o extrínseca logra que los trabajadores aumenten su grado de compromiso con los objetivos de la empresa, a la vez que lo hace su sensación de satisfacción laboral. Esta actitud positiva trae consecuencias beneficiosas para el propio individuo, que se esfuerza por mejorar sus capacidades, y también para la organización en general, que ve cómo los niveles de conflicto, rotación, estrés y absentismo se ven reducidos, a la vez que aumenta la productividad y mejora la percepción de la compañía por parte de la plantilla y también desde el exterior.

¿Qué es motivación intrínseca y extrínseca?
La motivación laboral puede ser extrínseca o intrínseca, lo que significa que los factores de motivación de un empleado pueden provenir de fuentes internas o externas. Se trata de dos tipos de motivación efectiva, aunque diferentes:

Un empleado con motivación extrínseca quiere trabajar bien para ganar elogios, reconocimiento o alguna recompensa financiera por parte de la compañía.


El trabajador que se motiva intrínsecamente se inspira para hacer bien su trabajo en su deseo de aceptación, en el valor de su aportación a las metas comunes, en la sensación de autonomía u otros factores internos.

Daniel Pink «La sorprendente ciencia de la motivación»