LOS TIPOS DE GAMIFICACIÓN EN CAPACITACIÓN

Las encuestas son contundentes: El 61% de los directores y altos ejecutivos toman descansos diarios para jugar en el trabajo, el 80% de las personas que están en sesiones de aprendizaje opinan que serían más productivos si su trabajo fuera más parecido a un juego, el 89% de ellos comenta que un sistema de puntos aumentaría su compromiso con el aprendizaje.

La gamificación en capacitación ofrece los siguientes beneficios:

  • Es divertida y promueve la actividad mental.
  • Es más fácil para los estudiantes retener el conocimiento.
  • Impulsa el cambio de comportamiento.
  • Conecta a las personas para compartir experiencias.
  • Proporciona retroalimentación inmediata sobre aciertos y avances.
  • Permite el reforzamiento al reiniciar la sesión.
  • Crea reconocimiento con recompensas inmediatas paso a paso.
  • Puede incluir premios reales o regalos, certificados o diplomas en línea.

La gamificación seria surge de los juegos en línea donde se usan mundos virtuales, niveles y retos en cada uno donde el jugador va adquiriendo habilidades.  En un entorno organizacional tiene como objetivos lograr mayor participación, activación emocional y diversión.   Puede ser de dos tipos:

  1. Gamificación del entorno. – Los participantes juegan y obtienen pequeñas recompensas por ir avanzando en juegos que se intercalan. Los contenidos básicamente permanecen igual.
  2. Gamificación de contenido. – Contempla un rediseño del contenido aplicando reglas de juego como competencia, retos, acertijos, niveles de complejidad, entre otros.

Los dos tipos de gamificación pueden ser altamente efectivas como lo han sido las dinámicas y juegos vivenciales en las sesiones presenciales, aunque la gamificación de contenido requiere un rediseño y es mayor inversión.

Por Javier Novoa

GAMIFICACIÓN SERIA

Los juegos digitales en el trabajo están marcando una tendencia en la transformación empresarial.

Un estudio de Gallup encontró que el 55% de los colaboradores de las nuevas generaciones no está comprometido y podría dejarlo.  La pandemia ha contenido la volatilidad por la reducción de oportunidades, pero hay mucho por hacer para dar a las organizaciones mayor vitalidad y una cultura de bienestar.

Uno de los desafíos para incrementar el compromiso en el trabajo es la integración de la “gamificación seria” juegos digitales que contribuyen a crear entornos de diversión, reto y superación en forma individual y colectiva. Sin duda, los juegos de computadora han formado parte de las nuevas generaciones desde muy temprana edad y ofrecen una posibilidad para energizar la cultura.

Un “juego serio” exitoso debe dominar un equilibrio de tres mundos:

  1. Realidad. – No importa lo abstracto que sea, un juego debe todavía tienen una relación con el mundo real.
  2. Significado. – Los jugadores deben aprender algo en cada juego.  
  3. Interacción. – Un entorno atractivo debe sumergir a las personas en una situación que reta las capacidades y habilidades.

Los cursos de desarrollo humano pusieron de moda los juegos desde las pequeñas dinámicas hasta el aprendizaje de aventura en ríos, bosques y montañas.  En esta nueva realidad los “juegos serios” buscan formas de mantener a los participantes comprometidos, inmersos, reflexivos e intrigados dentro del trabajo con una mecánica de juego para lograr resultados. Los juegos imponen restricciones (tiempo, recursos limitados, turnos, respuestas específicas) y oferta (recompensas, reconocimiento, logros).

Los «juegos serios» tienen cada vez más aplicaciones en el mundo de la planeación estratégica, las ventas, el marketing y los recursos humanos.

Por Javier Novoa