¿EL OUTSOURCING Y EL INSOURCING DESAPARECERÁN?

La subcontratación tiene varias caras:

  1. La subcontratación legal que cumple con todas las obligaciones fiscales, laborales y el cuidado del bienestar de los trabajadores.
  2. La subcontratación ilegal que busca evadir las responsabilidades fiscales y patronales a partir de diversas modalidades como la simulación y subregistro, la evasión, la elusión, el abuso hacia los trabajadores y malas prácticas contributarias.

Una variante del outsourcing es el insourcing donde un grupo empresarial o una empresa crea una entidad separada para la administración de personal, muchas veces evitando el pago de utilidades, el reconocimiento de la antigüedad, los riesgos de trabajo, la asociación sindical, entre otros temas.

No hay duda que la subcontratación legal es necesaria. Según la Confederación Mundial del Empleo en 2018 casi 58 millones de personas en 32 países utilizaron este esquema en forma adecuada y regulada.  Comenta Héctor Márquez Pitol, Presidente entrante de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH): “Es importante reconocer que las cadenas de suministro de todas las industrias están globalizadas y que las actividades económicas del mundo necesitan realizar trabajos de carácter temporal para promover el crecimiento económico”.

¿Cuál es el reto?  Si desaparece esta modalidad de trabajo se perdería competitividad en la maquila ante Estados Unidos, Canadá y el resto del mundo y provocaría desinversión como lo han manifestado la Canacintra, el Consejo Agropecuario, la Coparmex y empresas de EUA.  El tema no es la prohibición sino la regulación, algo que está empezando a entender el gobierno actual y por ello ha propuesto diferir las pláticas sobre el tema hasta febrero de 2021.  Sabemos que la simple prohibición no extinguiría las malas prácticas de incumplimiento de las obligaciones obrero-patronales y seguramente provocaría el crecimiento de la informalidad laboral y el desempleo.

Por Javier Novoa

TENDENCIAS EN SELECCIÓN DE EJECUTIVOS

Talento 3.0 entrevistó a Thorston Kott, Director de Spring Professional, una firma internacional dedicada a la búsqueda de ejecutivos con presencia en Chile, Brasil, Colombia y México.

Comenta Thorston Kott: “Al inicio del año con la contingencia sanitaria en México, el país fue testigo de la pérdida de millones de trabajos formales e informales, pero a partir de agosto 2020, la tendencia cambió. De hecho, el IMSS reportó que en ese mes se recobraron 92 mil 390 plazas laborales y seguimos en la recuperación.

Hay áreas donde se ha reducido la contratación y otras que han cobrado un nuevo impulso el como el comercio electrónico, la logística, las ventas, el desarrollo de procesos internos y la transformación digital, aunque la incertidumbre todavía prevalece.

Un aspecto relevante es la reducción de los niveles de gerencia media, los directivos ahora, con el dominio de herramientas tecnológicas, se están volviendo más tácticos y operativos y los colaboradores tienen mayor autonomía y flexibilidad. Esto ha tenido un efecto sobre la manera de supervisar, ya no es tan necesario el control externo sino una nueva forma de liderazgo de servicio y efectividad.

Un tema interesante ocurre en las áreas de Recursos Humanos: la demanda de personal ha permanecido estable, no han surgido nuevos puestos para fortalecer la cultura a distancia, el compromiso y el manejo del cambio, aunque sin duda las expectativas están transformándose radicalmente para esta área. Una buena noticia surgida de las encuestas realizadas a diversas empresas demuestra que el 50% de ellas está considerando invertir durante el siguiente año, reanudar las contrataciones e impulsar el crecimiento apoyándose en estrategias de desarrollo de talento en un mercado laboral que podría ser muy diferente al panorama actual.”

Por Javier Novoa

¿CÓMO SER BUSINESS PARTNER DE RECURSOS HUMANOS?

Algunas compañías le han cambiado el título al área de Recursos Humanos por Capital Humano, Gestión de Talento, Gestión de Cultura y Bienestar, Gestión de la Experiencia del Empleado, Gestión de Personas, Gerencia de Felicidad, Gestión de Servicios al Personal o Socio de Negocios de Recursos Humanos, pero: ¿Qué tan cerca estamos de esta nueva dinámica y el nuevo rol?

Para resolver esta pregunta creamos un cuestionario denominado: “Cómo transformar a RH en Socio de Negocio. Madurez de los Procesos de Gestión de Personal.”   En este diagnóstico hemos identificado cinco niveles de evolución y madurez de los procesos de RH:

  1. Improvisación. – Una administración incipiente, caracterizada por la intuición, sin políticas ni procedimientos donde el fundador experimenta a veces exitosamente y a veces con crisis de vacantes, demandas, renuncias frecuentes, baja contribución, errores de contratación, entre otros efectos que tienen un alto costo.
  2. Formalización. – Cuando la organización evoluciona gracias a su crecimiento y aprendizajes decide asignar un responsable para realizar las funciones básicas de personal. No siempre cuenta con los recursos para contratar a una persona de tiempo completo, a veces la persona realiza otras tareas simultáneamente como contabilidad, administración o supervisión de áreas como mantenimiento, limpieza y seguridad.
  3. Profesionalización. –  La empresa evoluciona a nueva etapa donde administra las “funciones suaves” de recursos humanos con mayor orden, se asigna un presupuesto a la gestión de personal, se crean políticas y procedimientos e indicadores de resultados.
  4. Institucionalización. –  Las empresas que llegan a este nivel de evolución reconocen la importancia del capital humano para transformar a la empresa y saben que todos los niveles gerenciales son responsables de atraer, cuidar y desarrollar a las personas.
  5. Socio de negocio. – Las empresas más desarrolladas vinculan las actividades de capital humano a la estrategia de crecimiento del negocio, de bienestar, de cultura diferenciada, de posicionamiento (endomarketing) e influencia comunitaria.  

¿Ocupas una posición de RH en una empresa? ¿Quieres evaluar tus procesos desde estas cinco perspectivas?  y a vuelta de correo recibirás un reporte con una retroalimentación.

Por Javier Novoa

SIETE TENDENCIAS EN RECURSOS HUMANOS

Las áreas de RH han tenido una profunda transformación en los últimos años, están son algunas de las tendencias más notables:

  1. De soluciones para todo el personal a soluciones personalizadas: Las áreas de RH han ido transformando sus herramientas (prestaciones y servicios, evaluaciones de desempeño, clima, etc.) hacia soluciones personalizadas considerando expectativas y necesidades individuales y de cada generación.
  2. De especialista en RH a socio de negocios: Se han diseñado nuevos indicadores para medir el impacto de RH en crecimiento del negocio, talento, innovación, retención y bienestar.
  3. De clima a cultura: La evolución de RH y el escenario COVID-19 colocan a la gente al centro de la estrategia en términos de salud, seguridad, higiene, flexibilidad, cooperación, compromiso, responsabilidad, autonomía, sentido de propósito y experiencia del empleado en vez de sólo satisfacción.
  4. Mayor énfasis en el desarrollo organizacional que en la evaluación de desempeño: La reducción de jerarquías junto con la automatización y herramientas tecnológicas han incrementado la contribución de valor en todos los puestos, es más importante rediseñar los procesos y responsabilidades que sólo medir el resultado en desempeño.
  5. De tecnología como apoyo a tecnología como medio de trabajo: Información detallada, predicción, comunicación, gestión de proyectos en equipo y trabajo a distancia requieren cada vez más la integración de tecnología.
  6. De distanciamiento físico (cubrebocas, caretas y reuniones virtuales) a conexión emocional: Las áreas de RH deben buscar creativamente nuevas maneras de conectar y fortalecer los vínculos emocionales, de desempeño y el sentido de propósito.
  7. De habilidades de comunicación a inteligencia conversacional para generar valor:  Las áreas de RH están contribuyendo a un tipo de comunicación positiva, orientada a la solución de conflictos, la suma de esfuerzos y la co-creación.

Por Javier Novoa, consultor y autor del libro Cultura Organizacional Ágil