¿SABES REALMENTE QUÉ ES LA PSICOLOGÍA POSITIVA?

Parecería que el término se refiere a campañas de optimismo, pero es mucho más que eso.

La Psicología Positiva es el estudio científico de los rasgos que tienen las personas positivas, de las experiencias que tienen un efecto positivo y de las características que deben tener las instituciones para mejorar la calidad de vida y prevenir o reducir la incidencia de la psicopatología. 

Las emociones positivas pueden centrarse en el futuro, en el presente o en el pasado:

Futuro: Optimismo, esperanza, fe y confianza.

Presente: Alegría, tranquilidad, entusiasmo, euforia, placer y la más importante el llamado flujo (flow) o experiencia óptima, que incluye felicidad, competencia percibida e interés intrínseco por la actividad realizada.

Pasado: Satisfacción, complacencia, realización personal, orgullo y serenidad. Estos tres aspectos emocionales son distintos y no se hallan necesariamente relacionados (Seligman & Csikszentmihalyi, 2000).

Investigaciones sobre la psicología positiva han demostrado que el sentimiento de felicidad o bienestar duradero es bastante estable en las personas y probablemente es hereditario, ya que, independientemente de las circunstancias positivas o negativas, después de unos meses vuelve a su nivel predominante. Algunos estudios sobre gemelos que han vivido vidas separadas muestran que el temperamento – componente genético de la personalidad –  influye en un 50% en la vivencia positiva.

Por Javier Novoa

¿PENSAMOS CON EL CORAZÓN?

«El corazón tiene razones que la razón no conoce». Blas Pascal

Hay infinidad de frases populares que hablan sobre el corazón: “tengo una corazonada”, “de todo corazón”, “me parte el corazón” haciendo referencia a sentimientos y pensamientos. ¿Realmente el corazón es más que una serie de válvulas que bombean vida a todo el organismo?

Las neurociencias nos han mostrado datos sorprendentes que nunca nos enseñaron en la escuela:

  • El corazón tiene su «pequeño cerebro» con aproximadamente 40.000 neuronas, lo que significa que tiene su propio sistema nervioso.
  • El campo magnético del corazón es aproximadamente 60 veces mayor en amplitud que el generado por el cerebro y es el campo más grande de todos los órganos del cuerpo.
  • Este campo magnético está involucrado en la comunicación energética y puede ser detectado a casi un metro de distancia de la persona utilizando magnetómetros, esto es conocido como comunicación cardioelectromagnética.
  • Los científicos han descubierto que los pulsos del campo magnético del corazón son modulados por diferentes estados emocionales y las señales tienen la capacidad de afectar a todo el cuerpo.
  • Más aún, el sistema nervioso actúa como una antena sintonizada que responde a los campos magnéticos producidos por los corazones de otros individuos.

Cuando las personas participan en una conversación profunda, sincronizan sus movimientos y posturas, el tono de voz, la velocidad del habla, la duración de las pausas y como ahora estamos descubriendo, aspectos importantes de la fisiología individual también pueden vincularse y sincronizarse. Esto explicaría lo que percibimos de las personas, aunque no interactuemos con ellas.

La manera de percibir la comunicación energética es una habilidad innata que, sin duda, aumenta la conciencia y media en aspectos importantes como la verdadera empatía y sensibilidad hacia los demás. Es claro que necesitamos prestar más atención a nuestras señales internas si queremos despertar un nivel más profundo de comunicación no verbal, comprensión y conexión entre las personas.

Autor: Javier Novoa

Visita su sitio en https://culturaagil.com/

Para seguir investigando visita: www. https://www.heartmath.org/