LA FELICIDAD ES UN ASUNTO SERIO

La felicidad puede ser un buen modelo de negocio que tiene un impacto positivo en la rentabilidad. Las empresas que se preocupan por el bienestar y la felicidad de los empleados se han dado cuenta que tienen menos accidentes, están menos propensos al desgaste crónico que genera trastornos emocionales y físicos (burn-out), trabajan mejor en equipo, tienen menos conflictos laborales, son más creativos, detectan oportunidades de innovación en las empresas y logran hasta un 30% de mejora en los resultados sin contar con que tiene además un impacto positivo en su grupo familiar y social.

Esta es una nueva corriente que refresca a organizaciones obsesionadas por los costos y la supervivencia y que están viendo reducido su margen de crecimiento por falta de Capital Humano.  La fórmula es crear ambientes propicios para la productividad y la competitividad.

La felicidad es un estado mental que se explica por tres factores según estudios recientes: una parte proviene de la genética, aproximadamente un 50%, un 10% se explica por nuestras posiciones de vida, edad, educación, estado civil, ciudad, trabajo y el 40% depende de lo que hacemos todos los días, tiene que ver con actitudes en la interacción diaria en la empresa. Tradicionalmente las empresas se han concentrado en modificar las condiciones externas y esto no siempre se traduce en los resultados esperados. Uno de los elementos clave relacionados con satisfacción laboral es la relación del colaborador con su jefe directo y otro aspecto es tener un mejor amigo en el trabajo.

Hoy las empresas que trabajan en la felicidad fomentan el agradecimiento y reconocimiento a los empleados, fortalecen los lazos sociales dentro del trabajo, promueven el optimismo, buscan que los colaboradores entiendan la importancia de su trabajo y su contribución de valor.

Por Javier Novoa