CÓMO LIDIAR CON JEFES TÓXICOS

Los jefes tóxicos amenazan, regañan, consideran que siempre tienen la razón, difícilmente reconocen un trabajo bien hecho, vigilan (ahora con cámaras y desde su celular) y siempre esperan que los demás se adapten a su forma de ser.  Para lidiar con jefes tóxicos:

  1. Escuchar el mensaje haciendo a un lado las palabras que utilizan y mensajes negativos, separando sólo aquellos puntos que nos ayudan a mejorar nuestro desempeño.
  2. Antes de interactuar con un jefe tóxico prepararse con técnicas de relajación para estar menos receptivo a los ataques y para evitar colocarse en el mismo nivel de comunicación.
  3. Con  jefes irritables que sobre reaccionan es necesario identificar el momento del día donde haya menor tensión laboral para tener las conversaciones.
  4. Cuidar que los mensajes se transmitan con palabras y frases positivas como “soluciones” en vez de “problemas”, “buscar apoyo” en vez de “exigir”, etc.
  5. Llevar un registro detallado de los logros y mostrarlos periódicamente al jefe para modificar su juicio crítico.
  6. En lo posible llevar un registro preciso de lo que pide, la fecha y la hora para evitar confrontaciones cuando cambie las órdenes o se le olviden.
  7. Trabajar con uno mismo para reducir la sensación de amenaza, siempre hay oportunidades y otros lugares donde trabajar.
  8. Cuando sea posible, hablar con el jefe para acordar formas constructivas de comunicación.
  9. Anticipar problemas y comentarlos antes de que se conviertan en situaciones de conflicto.
  10. Ser tolerante hacia la manera de ser de los demás sin comprometer nuestra salud mental y emocional.

Por Javier Novoa