“NECESITAS ESCUCHAR MÁS”

Naturalmente estamos más orientados a hablar que a escuchar y a veces nos reclaman que no escuchamos lo suficiente.  Estos son algunos puntos a reflexionar para reducir los vicios y desarrollar nuestra habilidad para escuchar:

  1. Escuchar es más que oír las palabras que una persona dice, su cuerpo, su tono de voz, el tipo de palabras seleccionadas, las intenciones y expectativas, todo transmite mensajes.  Escuchar a la persona es mucho más completo que escuchar el mensaje verbal.
  2. Al escuchar a la persona desarrollamos una mayor empatía y establecemos una comunicación más profunda y significativa.
  3. Nuestra mente inmediatamente emite juicios para reducir la incertidumbre, si prestamos demasiada atención a ellos dejamos de escuchar y percibimos sólo lo que coincide con las ideas que nos formamos inicialmente.
  4. Los prejuicios reducen nuestra empatía y nuestro entendimiento de las personas desde su perspectiva, debemos estar atentos a ellos.
  5. El ego es un mal consejero y busca manifestarse sin escuchar: “Soy muy listo y es más valioso que los demás me escuchen a que yo los escuche.
  6. Nos sentimos expertos en multitareas y siempre que escuchamos estamos haciendo una o más cosas.
  7. La intolerancia hacia los que no están de acuerdo cancela las posibilidades de entender otros puntos de vista y tener más aciertos.
  8. El acostumbrarnos a estar ansiosos como estado de ánimo predominante nos hace tener conversaciones breves y bruscas, nos desesperan los que no están en sintonía con nosotros.

Desarrollar la habilidad de escuchar requiere identificar los inhibidores y encontrar el origen, con la práctica podemos mejorar nuestra comunicación y liderazgo.

Por Javier Novoa