¿EL TELETRABAJO ES PARA TODOS?

Para muchos está siendo un dolor de cabeza trabajar desde casa, nada comparado con el abrazo de un amigo al llegar a trabajar, una broma, un comentario en voz baja o una mirada pícara, no todos estamos hechos para trabajar desde casa.  Las video-llamadas difícilmente pueden ser una buena representación de la realidad

¿Qué factores determinan que a unos les guste el teletrabajo más que a otros?

  1. Desde luego un puesto diseñado para un trabajo autónomo hace una gran diferencia contra un tipo de trabajo que necesita de instrucciones y supervisión cercana.
  2. Algunas personas se sienten más cómodas siendo dirigidas (control externo) mientras que otras tienen una alta exigencia y autodeterminación (control interno).
  3. Las personas sociables necesitan una dosis diaria de conversaciones significativas y contacto afectivo, mientras que las personas introvertidas se sienten más cómodas con un contacto reducido.
  4. El gusto por los gadgets y la tecnología también marcan una diferencia al estar en teletrabajo.
  5. El trabajo a distancia permite a muchos aprovechar su energía de acuerdo a su ciclo biológico: matutino, vespertino o nocturno.
  6. Para algunos trabajar con tres tareas a la vez, tener llamadas en espera en el teléfono y dos personas esperando afuera de la oficina les produce adrenalina, para otros el estrés negativo crece conforme la demanda de contactos aumenta.
  7. Para los workaholics estar conectado las 24 horas y enviar mensajes es ideal, otros necesitan su vida personal de regreso al terminar la jornada.
  8. Las personas que necesitan un desgaste físico continuo tienen que tener lapsos para moverse y activarse sin estar conectados.

Las recientes modificaciones a la LFT seguramente tendrán una gran aceptación entre los colaboradores, aunque seguramente no tanto para los jefes hiperactivos.

Por Javier Novoa